El empresario informático, Mariano Sacristán, innovador en la apertura internacional de la economía cuaternaria y las TIC desde Mallorca falleció este miércoles, a los 50 años de edad, víctima de un infarto que padeció en el Parc Bit de Palma de Mallorca, donde está la sede central de su firma SGS. Su conglomerado empresarial con una decena de compañías cuenta con más de 150 empleados y está extendido por Andalucía, Cataluña, Argentina, República Dominicana y México.


El empresario informático, Mariano Sacristán, innovador en la apertura internacional de la economía cuaternaria y las TIC desde Mallorca falleció este miércoles, a los 50 años de edad, víctima de un infarto que padeció en el Parc Bit de Palma de Mallorca, donde está la sede central de su firma SGS. Su conglomerado empresarial con una decena de compañías cuenta con más de 150 empleados y está extendido por Andalucía, Cataluña, Argentina, República Dominicana y México.

Al narrar las características tecnológicas de la nueva economía ligada a los viajes y las vacaciones detallaba desde una isla se podían administrar las reservas de un crucero por el Nilo, los vuelos de un aeropuerto del Caribe y, también, cientos de miles de plazas de hoteles en todo el Mundo. También manejaba los sistemas de fábricas, hospitales y constructoras. Recibió el Gold Partner de Microsoft, multinacional a la que se relacionó en 1994.

Sacristán era un activista en su sector, presidía el clúster Turistec que aglutina a un conjunto de 50 compañías turísticas, entre ellas Viajes Iberia, Orizonia, Logitravel, Hotelbeds, Iberojet. Logró el apoyo del Gobierno de Baleares, las Fundaciones IBIT, Universidad-Empresa y Formación e Investigación e impulsó además TurisLab, un laboratorio del Parc Bit que engarza las tic’s con las nuevas tendencias del sector.

Natural de Segovia, era licenciado en Exactas, trabajó en las divisiones informáticas de Canon y Nixdorf Computer Siemens, hasta que en 1991 creó, con 30 años, su propia empresa Sistemas de Gestión (SGS) de la que penden una decena de compañías de Internet, software, telemedida y multimedia. Formuló y controló la apertura informática de las multinacionales turísticas de capital mallorquín. Sacristán estaba en la patronal de las empresas de tecnología de las Illes Balears y en la directiva del Círculo de Economía de Mallorca el Fomento del Turismo y era directivo del Club de los Rotarios. Estaba casado y tenía una hija. Pere Oliver, director general de Innovación de Baleares, recordaba hoy una frase de Mariano Sacristán “La investigación y la innovación es vender más, ser más competitivos, crecer, ganar más mercado”.

Anuncios